COP25: Es hora de actuar y es hora de almacenar energía

El almacenamiento de energía de la batería es uno de los temas principales en relación con la transición energética que se aborda durante la COP25 en estos días en IFEMA en Madrid. Los líderes de la sede mundial se han reunido para concluir los últimos números del Acuerdo de París, y los sistemas de almacenamiento de energía serán clave para permitir que crezca la energía limpia. Estamos tratando con una tecnología que resuelve la intermitencia de las energías renovables y la estabilidad de la red. Aunque la energía solar y eólica son las dos formas más atractivas y rentables de generar energía limpia, ambas destacan un problema que los combustibles fósiles no tienen: la producción ininterrumpida. Cuando se enciende un interruptor o un televisor, la reacción es inmediata y esperamos que nunca o casi nunca falle. Sin embargo, si solo dependiéramos de la producción solar o eólica, cuando una nube cubriera el sol o el viento dejara de soplar en un área de molinos de viento, se producirían valles de producción. Del mismo modo, cuando pasara la nube y se reanudase el viento, los picos de producción entrarían en la red.

Las energías renovables son el único futuro y su introducción en la vida social aumenta día a día, así como el desmantelamiento de nuestro modelo actual de generación de energía, que parecía ser la alternativa para gestionar estos picos y valles de producción. Hoy en día, las baterías se afirman como los grandes aliados contra el cambio climático por varias razones:

  • Mejoran el rendimiento de las energías renovables y fortalecen su penetración.
  • Permiten una transición más suave y segura de los combustibles fósiles a las energías renovables.
  • Resuelven el problema de interrupción de producción.
  • Cada vez son más baratas de fabricar.
  • Las nuevas materias primas, además del litio, aumentan su vida útil.
  • Los costes de instalación están disminuyendo.

Las baterías de iones de litio han cambiado nuestras vidas y podrían ser la clave para cambiar completamente el paisaje ecológico y cuidar el planeta en relación con el uso de energía. El Premio Nobel de Química 2019 fue otorgado al estadounidense John B. Goodenough, al británico Stanley Whittingham y al japonés Akira Yoshino por, según la Real Academia de Ciencias de Suecia, “sentar las bases para una sociedad sin cables y libre de combustibles fósiles”. Curiosamente, en el mismo mes, la población de Carolina del Norte aumentó la inversión en energía solar y sistemas de almacenamiento después del apagón debido a los continuos incendios en el área. Aquellos que han experimentado las consecuencias de una interrupción de la red pueden decir que las baterías son la solución más rápida, fácil y, por lo tanto, la mejor. Según la información publicada por The Economist, el último presupuesto aprobado por el Departamento de Energía de los Estados Unidos ascendió a 28 millones de dólares, en comparación con los 150 millones de dólares de inversión para la extracción de carbono.

El uso de sistemas de almacenamiento tiene una serie de ventajas que respaldan la descarbonización del modelo actual de producción de energía. De hecho, la dependencia que los proyectos de energía renovable tienen de ellos está creciendo al mismo ritmo que las solicitudes de conexión a la red de plantas fotovoltaicas y parques eólicos. Según el último informe de la Asociación Europea para el Almacenamiento de Energía (EASA), como parte de la solución, “el despliegue del almacenamiento de energía puede facilitar la transición a un sistema de energía neta de cero emisiones para 2050 de muchas maneras”. Al permitir una mayor proporción de fuentes de energía renovables variables (vRES) en la combinación energética, al tiempo que se reducen las vRES en tiempos de exceso de oferta; apoyando la electrificación de los sectores de calefacción, refrigeración y transporte, así como la conexión de los sectores de electricidad y gas; mediante el apoyo a la operación segura, rentable y eficiente de la red al proporcionar servicios clave de flexibilidad en todos los niveles del sistema de energía, incluida la transmisión y distribución; o permitiendo a los consumidores activos optimizar el autoconsumo y / o la provisión de servicios de flexibilidad de la red, entre otros.

Como conclusión, podemos decir que las tecnologías de almacenamiento de baterías están en constante evolución, a medida que los científicos e ingenieros trabajan para encontrar soluciones de almacenamiento de energía más baratas, más seguras, más livianas y más flexibles y potentes, sus sistemas se están generalizando y los expertos predicen rangos de servicios más largos y tiempos de carga más cortos gracias a innovaciones en baterías e inversores.